Entidad empleadora

¡Enhorabuena por tu elección!

Si ya tienes al profesional que necesitas y cumples con los requisitos del Bono,  estás a sólo un paso de beneficiarte de las ventajas económicas asociadas al BEJ, que te ayudarán con la mejor financiación de tu proyecto de negocio.

Desde el momento en que contratas a una persona titular del BEJ, como entidad empleadora y por tanto perceptora de la cuantía del Bono, te conviertes en beneficiario a los efectos de las relaciones con la Administración. Esto significa que habrás de seguir algunos trámites y asumir determinadas obligaciones en cuanto a la justificación y reintegro en su caso de las cantidades de las que te beneficias como entidad.

Los pasos para solicitar el pago del Bono de Empleo Joven los debe realizar la entidad empleadora o quien la represente ante la Dirección General de Políticas Activas de Empleo del siguiente modo:

  1. Debes comunicar la contratación al Servicio Andaluz de Empleo, en los plazos legalmente establecidos para ello (10 días) a través de la aplicación Gescontrat@ [youtube=http://www.youtube.com/watch?v=fmdiWWf62kA&w=550]
  2. Cumplimentar el Formulario I y el Formulario IV (específico del Bono) y presentarlos ante la Dirección General de Políticas Activas de Empleo, en el plazo de 10 días desde la celebración del contrato.  Si has contratado a la persona antes de que se publique la resolución definitiva, debes esperar a que recaiga dicha resolución.  No olvides especificar el número de expediente del Bono de Empleo Joven concedido y que te podrá facilitar la persona que hayas contratado. También es necesario que presentes la Autorización para la consulta de la vida laboral de la persona trabajadora contratada.

Estas gestiones también pueden realizarse a través de la Ventanilla  Electrónica de Administración (VEA),

A partir de ahí, y tras las oportunas comprobaciones de los datos presentados en la solicitud, la Administración adquiere el compromiso de abonar, según los estipulado en el Decreto-Ley 8/2013, las cantidades correspondientes, mediante transferencia bancaria y por mensualidades vencidas.

Justificación

La formalización de un contrato con una persona titular del BEJ lleva aparejada la concesión de una ayuda o incentivo que se abona a la entidad.

Al configurarse esta actuación como una línea de ayuda o subvención, es la empresa o entidad empleadora la que debe justificar los pagos realizados, conforme a la normativa vigente (artículo 30.2 de la ley 38/2003 de 17 de noviembre).

Asimismo, y según lo establecido en la Ley General de Subvenciones, la entidad empleadora tiene que justificar el abono de las cantidades que haya percibido de parte de la Administración, en los tres meses siguientes a la finalización de la actividad para la que ésta fue concedida.

Con carácter general, y dado que el período máximo de la subvención es de doce meses, el plazo para la justificación se empezará a contar a partir de que finalicen los doce meses establecidos como mínimo de mantenimiento de la relación laboral y se hayan percibido las correspondientes cantidades.

Para justificar los pagos, la entidad contratante debe presentar la siguiente documentación dirigida a la Dirección General de Políticas Activas de Empleo:

  • Nóminas de la persona contratada y documentación que acredite que estas cantidades han sido abonadas a la persona titular del BEJ.
  • Boletines de cotizaciones a la Seguridad Social tc1 y tc2, correspondientes a los seis meses anteriores y doce posteriores a la formalización del contrato.
  • En caso de que la relación se extinga antes de finalizar los doce meses exigidos, la entidad deberá comunicar este hecho a la Administración y entonces deberá justificar los pagos en los tres meses siguientes.

Reintegro de cantidades

Como en cualquier otro incentivo, las empresas o entidades que incumplan las condiciones legalmente establecidas, deberán reintegrar los importes que de manera indebida le hayan sido abonados, de forma que toda la ciudadanía contribuya a la mayor y más eficiente gestión de los fondos públicos.

Para que esto se produzca, se deben dar algunos supuestos que pueden producirse en cualquier relación laboral y que como tales se han contemplado en la articulación de esta medida.

Así, y además de las circunstancias que se describen con carácter general para las subvenciones (Art. 37 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre), en este Decreto-Ley 8/2013 se prevén otros motivos por los cuales la empresa o entidad beneficiaria dejaría de percibir la ayuda:

  • Si se incumplen los requisitos del contrato, esto es jornada completa, doce meses, carácter indefinido (con las excepciones previstas para las modalidades contractuales formativas) o se incurre en alguno de los supuestos del art. 12 del Decreto-Ley 8/2013.
  • Si se extingue la relación laboral por causas no imputables al trabajador (de las reguladas en el art. 50 del vigente Estatuto de los Trabajadores).
  • Si se ha extinguido la relación laboral y se ha continuado percibiendo las cantidades inherentes al BEJ.